Archivo del sitio

Jornadas de Economía Solidaria “Alternativas al Sistema”

JORNADAS DE ECONOMÍA SOLIDARIA cartel
Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Una economía basada en las personas

Muy recomendable artículo sobre economía social y solidaria leído en Diagonal

“No somos antisistema, el sistema es antinosotros”, “tu futuro es ahora”, “violencia es no llegar a fin de mes”, “plantemos lechugas en los despachos” han sido algunos de los lemas que han sonado en las calles estos últimos cinco meses. La lógica capitalista es cuestionada por cada vez más gente. El profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Carlos Taibo valora que “son muchas las personas activistas cada vez más claramente conscientes de que el futuro del 15M pasa por su consolidación en la forma de un movimiento que, asambleario y autogestionario, plante cara al capitalismo en todos los órdenes de la vida”. Llega la hora de dar respuestas y los deseos de 15M reflejan, en muchos casos, el trabajo que grupos pequeños y grandes, legales o alegales, llevan haciendo desde hace mucho tiempo. Semillas de una nueva economía que ya está en marcha.

Un nexo común

Pequeños grupos de consumo, cooperativas agroecológicas, proyectos de okupación, masovería o viviendas de uso compartido, cooperativas integrales, de trabajo, de seguros, de crédito, de finanzas, de educación, etc. proyectos muy diversos que trabajan por poner los cimientos de otra dinámica de vida y evidencian en sus prácticas la conciencia generalizada de la falta de capacidad de respuesta por parte de la clase política a las necesidades básicas de la población, cuando no su decidido ahínco en recortar sus condiciones de vida.

“En líneas generales, se trata de forjar las bases para asentar una economía basada en las personas y su entorno, y no en el lucro, como ocurre en la economía capitalista”, reflexiona José Bellver, economista e investigador de la Universidad Complutense de Madrid. Bellver prefiere reservar el término “Economía solidaria” para aquellas propuestas que “parten de unos principios que están basados en el apoyo mutuo y la cooperación frente a la competencia, y en ese sentido difieren de los valores fundamentales del modelo capitalista”. En este camino se hallarían formas legales y alegales de organización, entre las que habría “nexos muy interesantes que pueden ser la semilla de una futura economía alternativa que se está gestando ya, que podría ser más grande y que se está creando desde abajo”, apunta Bellver.

En septiembre, 5.000 entidades de raíz alternativa, y dedicadas a la acción solidaria, fundaron la Red Intercontinental de Promoción de la Economía Social y Solidaria (RIPESS). Durante el Congreso Fundacional se reivindicó la economía social como solución a la crisis porque, dicen, trabajan justo de forma contraria a la de las empresas que la han causado.

Pero además de las entidades ‘legales’ que conforman Ripess, o de las que se reúnen en redes como la Xarxa d’Economía Solidaria (XES)o la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS), miles de personas, agrupadas en pequeños colectivos, cooperativas o asociaciones, investigan y trabajan en nuevas formas de vivir. Para Carlos Taibo, estos proyectos “no pretenden dejar para mañana, o para después de una eventual ‘toma del poder’, la tarea de construir un mundo nuevo”.

Así, pensadores como John Holloway han abordado ”las virtualidades de los actos diarios de rechazo y organización contra la sociedad capitalista”. Holloway cuestiona la toma del Estado como modelo de revolución, y considera que “es fundamental que desarrollemos nuestras propias estructuras, nuestras propias formas de hacer las cosas”.

“El reto es que el entorno es hostil, que esto es una dialéctica entre dos tipos de economía”, apunta Bellver. En la medida en que las alternativas son sociales “y por lo tanto pueden interesar a la mayoría”, mientras que el sistema económico capitalista “interesa sobre todo a una minoría”, reflexiona Bellver. “El reto será ganar esa batalla y dependerá mucho de cómo logremos difundir visiones alternativas para poder ser más”, concluye.